Carmen


'El hombre se angustia por generar
huellas destinadas a desaparecer,
huellas que señalan el mundo
un breve instante, huellas inciertas.'

Puedo contar con los dedos de una mano
los buenos profesores que he tenido,
y Carmen era el dedo número 5.
Los humanos nunca han entedido ni asumido
la muerte, yo tampoco, asique no voy a intentar hacer una
elegía, pero sí un pequeño homenaje a esta mujer que
yo conocía como profesora, a la que elegí como tutora de proyecto
por su vision y saber sobre tantas cosas interesantes (y que me interesaban).
Por sus ganas de seguir aprendiendo aun siendo profesora,
por todas esas curiosisades útiles que sabía y
nos enseñaba, por todo lo que nos mostró el año pasado.
Por animar, implicar y alentar a todos los alumnos
que se dejaban.

Las causas y los azares han cercaron a Carmen...

3 comment:

raindrop said...

Me gusta este tipo de homenaje.
Los profesores que son dignos de admiración, brillan con luz inextinguible.

un saludo

Maite Mutuberria said...

Ánimo, Elia. Un abrazo.

Negrevernis said...

Yo tuve cinco estupendos profesores también. No fueron personas que se implicaran conmigo de forma personal, pero sí me enseñaron la importancia del superarse, del esfuerzo y de ir siempre fomentando y alentando la curiosidad, que es lo que nos hace estudiar y aprender.

Y alumnos dignos de admiración, alumnos luminosos, unos poquitos. Cuando nos dejan para siempre es también doloroso...

Un besote, princesa.

Montse