Bárbara y Nacho







Éste era un proyecto que me rondaba la cabeza, y como tenía a mi disposición
a una embarazadisima pues me he lanzado a pintar en piel.

Podría haber salido mucho mejor, pero me resultó más dificil de lo que pensaba. Hay que buscar los materiales adecuados para el soporte, y quizás las temperas no fueran perfectas.
Pero bueno, me gustó muchisimo hacerlo, Nacho se movia!

Siempre que veo una embarazada me quedo embobada mirandole la tripa, como intentado ver através de la piel, imaginandome que ahí mismo, justo donde miro, hay un bebé.
Y ésta ha sido una forma de hacer realidad esa visión.

Nacho en su mundito de agua de nuevo...seguramente el miércoles le veremos la carita, que hay luna llena!!

Gracias a Bárbara por prestarme su 'liezo' y su casa, a Begoña por ser la directora de fotografía de mis proyectos, a Nico que estaba pintando conmigo...y claro está a Tomás, que una
vez más y como todo, sin él no podría haberlo hecho.


1 comment:

Maite said...

Elia, es precioso! A mí me pasa lo mismo cuando veo a una embarazada, muy buena idea :)